salmón y salud…color de temporada

Hoy estrenamos la categoría de pescados, alimento rico en vitaminas y esencial para nuestra alimentación. Además de que el aporte calórico del pescado es muy bajo, disponen de proteínas de excelente calidad, que además  presentan un perfil de lípidos más saludable que otros alimentos como las carnes.

Hablaremos del salmón. Todos hemos oído la típica contradicción de que el salmón es muy bueno porque contiene omega-3, vitaminas, hierro, proteínas, etc. pero también habremos oído en más de una ocasión que es un pescado graso y que no es recomendable tomarlo en periodos de régimen porque el contenido en grasas de este pescado es bastante mayor que el de otros muchos, pues bien, sorprenderá saber que la grasa del salmón solo aporta beneficios. Destaparemos toda la verdad acerca del salmón y sus propiedades, que son 100% beneficiosas para nuestro cuerpo.

salmon

El samón, aunque no lo creeais es uno de los alimentos más saludables del mundo, y sí contiene una gran cantidad de ácidos grasos, pero son saludables. La grasa que contiene es rica en omega-3, aporta aproximadamente unos 12 gramos de grasa por 100 gramos de producto, muy similar a la sardina y el atún. Esta grasa rica en omega-3 contribuye a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos.

Estudios han demostrado que el salmón y la acción de sus contenidos en omega-3 son capaces de propiciar el alivio del dolor en las articulaciones y fomentar la producción de tejido en los cartílagos.

También cuenta con un alto contenido en EPA (Ácido Eicosapentanóico) y el DHA (Ácido Docosahexaenóico).

El DHA es esencial para el desarrollo normal del cerebro y de la vista; se transmite de la madre al feto vía placenta. Tras el nacimiento, la fuente principal de DHA es la leche materna, durante el resto de la vida se recomienda en niños para prevenir desórdenes de atención, y en adultos mayores con enfermedades neurodegenerativas como el parkinson.

Estudios actuales intentan demostrar la relación entre el consumo de DHA y la prevención del Alzheimer, dada la influencia de esta molécula en las células nerviosas.

Aumenta la pérdida de peso y disminuye el azúcar en la sangre en las personas con sobrepeso y las personas con presión arterial alta. Investigaciones preliminares también muestran que el tomar 6 gr al día de un suplemento de aceite de pescado específico (Hi-DHA, Numera) que provee 260 mg de DHA/gr y 60 mg de EPA/gr, disminuye de forma significativa la grasa corporal cuando se combina con el ejercicio.

El EPA estimula la producción de las prostaglandinas de la serie 3, las cuales reducen la coagulación sanguínea evitando un mayor índice de trombosis. Está clínicamente y epidemiológicamente demostrado que el consumo de EPA produce efectos hipotrigliceridémicos, hipocolesterolémicos, antibióticos y antiinflamatorios, procesos que en su conjunto disminuyen en forma sustancial el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La hipertrigliceridemia es actualmente considerada como un parámetro clínico de tanta o más relevancia que los niveles plasmáticos de colesterol como un predictor de riesgo de enfermedades cardiacas. El efecto hipocolesterolémico del EPA se relaciona principalmente con su acción estimuladora del “transporte reverso del colesterol” que produce el ácido graso.

EPA

Como así constata el trabajo de investigación y de difusión sobre los efectos nutricionales de los AGPCIL omega-3 realizado por la Universidad de Chile.

La riqueza en grasa del salmón hace que contenga grandes cantidades de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. De la A contiene unos 13 mgr/100 gr y de la D 8 mgr/100 gr. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y en hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos. La vitamina D también es crucial para mantener una salud óptima. Una deficiencia de esta vitamina esencial se ha relacionado con un aumento del riesgo de cáncer, de enfermedades cardiovascular, reuma y diabetes de tipo 1.

Salmón-625x325

 Tiene grandes beneficios para nuestro tejido muscular, la proteína del salmón es fácil de digerir y absorber por nuestro cuerpo. Contiene unos 20 gr de proteína por 100 gr de su carne.

Las proteínas de este alimento perteneciente a la categoría de pescado azul, están formadas por aminoácidos como ácido aspártico, ácido glutámico, alanina, arginina, cistina, fenilalanina, glicina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, prolina, serina, tirosina, treonina, triptófano y valina. Estos aminácidos se combinan para formar las proteínas del salmón.

Nuestro cuerpo usa las proteínas del salmón para construir los tejidos que forman nuestros músculos. Estas proteínas también son útiles y necesarias para mantener nuestros músculos ya que sin un aporte adecuado de proteínas, como las que proporciona el consumo de salmón, nuestra masa muscular se debilitaría y reduciría paulatinamente. Las proteínas del salmón se descomponen en aminoácidos en nuestro organismo para su asimilación.

Las proteínas que el cuerpo sintetiza, además de ser útiles para la creación de nueva masa muscular, también intervienen en funciones fisiológicas sin las cuales, nuestro organismo no podría subsistir.

Entre los beneficios de comer salmón, también podemos incluir la aceleración del metabolismo. Esto facilita la tasa de absorción de azúcar, disminuyendo así el nivel de azúcar en la sangre. A su vez, también reduce el riesgo de desarrollar diabetes.

 Rose colored fish steak, summer food with wine and lemon marinade macro closeup

Los ácidos grasos del salmón nos pueden ayudar a prevenir el cáncer. Diferentes estudios han demostrado que los ácidos grasos omega-3 poseen un efecto anticancerígeno en diferentes tipos de cáncer (concretamente el cáncer de colon, mama, melanoma maligno y leucemia) siendo capaz de detener el crecimiento de las céculas cancerígenas.

Los investigadores constatan que el consumo de ácidos grasos omega-3 podría contribuir a reducir el riesgo de metástasis en enfermos con cáncer. Estas grasas ayudan a que la movilidad de las células cancerígenas  sea mucho más dificultosa, reduciendo con ello el riesgo de invasión en el organismo y evitando así la expansión de las células cancerígenas desarrollando la metástasis.

Del mismo modo que tiene la capacidad de reducir el crecimiento de las células cancerígenas, ayuda a recuperar el sistema inmune de las personas enfermas.

Una gran fuente de ácidos grasos omega-3 y vitaminas B12 y D, contenidas en el salmón puede proporcionar al cuerpo los nutrientes que necesitamos para regular el crecimiento celular y prevenir el cáncer. De hecho, ciertos tipos de vitamina B12 (metilcobalamina) tienen una eficacia demostrada en el tratamiento del cáncer. Tomar suplementos de aceite de pescado durante al menos 10 años puede reducir el riesgo de carcinoma ductal, el tipo más común de cáncer de mama, según un estudio publicado en Cáncer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Actualmente hay millones de personas afectadas por este tipo de enfermedades, y la base de prevención para ello es nuestra alimentación, “somos lo que comemos”.  Factores alimentarios y nutricionales han sido ampliamente asociados con distintas neoplasias estimándose que alrededor de un 35% de los cánceres estarían relacionados con dichos factores.

salmonnnjpg

El salmón presenta un inconveniente que comparte con todos los pescados azules y es su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que se aconseja limitar su consumo en caso de hiperuricemia o gota. Además, cabe destacar el contenido de sodio, tanto del salmón ahumado como de las huevas, con respecto al fresco, debido al añadido de sal como conservante; aportan 1200 mg y 1500 mg de sodio. Por ello, tanto el consumo de ahumado como las huevas se desaconseja en caso de hipertensión u otros trastornos asociados a retención de líquidos.

El salmón no presenta contraindicaciones. Los casos de intoxicación por metales pesados que se le atribuyen al consumo masivo  de este pescado, están provocados en realidad por la contaminación de las aguas donde habita el salmón.

 

 FUENTES:

Alimentación y cáncer.

Alimentos para curar: el salmón.

Beneficios del omega-3 en la prevención del cáncer.

Beneficios del salmón en nuestra salud.

Comer pescado, el secreto para alejarse del cáncer de mama.

El salmón: Un banquete de salud.

El salmón y sus inmesas propiedades.

Información general acerca del salmón.

Propiedades del salmón para la salud.

Propiedades nutritivas del salmón.

Proteínas del salmón.