Fruta de temporada: La fresa

Ahora que ya estamos en primavera debemos aprovechar para refrescarnos de la manera más saludable, tomando frutas de temporada como por ejemplo fresas. Además de destacar por sus propiedades nutritivas la fresa tiene un exquisito sabor y posee muy pocas calorías. Es un alimento diúretico apto para todas aquellas personas que están comenzando con la sonada “operación bikini”, las fresas contienen gran cantidad de agua y unos 100 gramos de fresas nos aportan aproximadamente unas 37 kcal. Es muy importante destacar también su aporte en fibra, unos 2.0 gramos por 100 gramos de producto. La fibra dietética que poseen las fresas baja el nivel de colesterol en la sangre y ayuda a mantener un sistema digestivo saludable reduciendo el riesgo de adquirir enfermedades del corazón o cáncer de colon. Estudios epidemiológicos han reportado que las personas que comen cantidades mayores de fibra tienen un riesgo menor de tener enfermedades cardiovasculares e hipertensión

Este alimento posee incluso más vitamina C que algunos cítricos, también contiene vitamina A, vitamina E, y en menores cantidades vitamina B1, B2, B3 , B6 y K. Entre los minerales que aportan las fresas destacan el potasio y el magnesio, aunque tambien contienen fósforo, beta-carotenos, hierro, yodo y calcio.

fresas2

Las fresas son también conocidas o identificadas como desintoxicante del organismo. Esto no quiere decir que seamos “tóxicos” sino que nuestro cuerpo acumula toxinas y elementos que lo contaminan, esto ocurre por dos vías: del extrerior a través del medio ambiente y los alimentos y la otra forma es cuando nuestro cuerpo las crea por radicales libres, bacterias intestinales, células muertas, etc. Cuando esto ocurre, nuestro sistema depurativo es insuficiente, se acumulan las toxinas y esto se traduce en afecciones a nuestra salud.

Efectos notables que podemos apreciar por la acumulación de toxinas son enfermedades como resfriados que no curan, heridas que no cicatrizan, cansancio, dolores de cabeza, acné, estrés y otros malestares. Es muy importante llevar un estilo de vida saludable que nos ayude a eliminar toxinas, la manera más fácil de eliminarlas son practicando deporte, pero también podemos eliminarlas mediante la depuración natural por medio de alimentos como las fresas; nos ayudan a que nuestro cuerpo se renueve y que tanto el hígado como los riñones se relajen y comiencen a funcionar mejor para depurar el organismo. Sin embargo no basta con solo comer fresa para desintoxicar nuestro organismo, debemos mantenernos hidratados, llevar una alimentación variada, no abusar de los alimentos procesados, el alcohol ni el tabaco y realizar ejercicio físico al menos 3 veces a la semana, este proceso de depuración solo es efectivo si se realiza de forma adecuada.

Algunos expertos han considerado la fresa como un alimento beneficioso para la salud del corazón y les han atribuido propiedades antiinflamatorias, por lo que es aconsejable para personas que sufren arteriosclerosis, osteoartritis, asma y afecciones musculares. Las fresas sin embargo no tienen efectos secundarios como los medicamentos.

Su alto contenido en vitamina C hace que sean un antioxidante idóneo que puede ayudarnos a reducir la presión arterial, garantizar un sistema inmunológico saludable y evitar el desarrollo de enfermedades oculares desarrolladas con la edad como cataratas, vista cansada, degeneración macular, etc.

fresas

El ácido elágico presente en las fresas mejora la elasticidad de la piel reduciendo el envejecimiento prematuro y retrasando signos de la edad como arrugas y flacidez, protege el colágeno de esta permitiendo que se mantenga su estructura. El beta-caroteno que contiene favorece la pigmentación de la piel dandole un aspecto más saludable. El consumo de frutas nos ayuda a tener una piel bonita y reluciente, al mismo tiempo que la biotina presente en las fresas ayudan a mantener un cabello y unas uñas sanas.

Un experimento publicado en julio del 2012 desarrollado por investigadores italianos y españoles demostró que el extracto de fresa aplicado sobre un cultivo de células de la piel actúa como protector frente a la radiación ultravioleta, además de aumentar su viabilidad y reducir el daño en el ADN.

¿Pero qué moléculas confieren la actividad fotoprotectora a las fresas? Los científicos sospechaban que podrían ser los antocianos, unos pigmentos que otorgan el color rojo a hojas, flores y frutos. Los análisis confirmaron que los extractos son ricos en estas sustancias.

“Estos compuestos tienen importantes propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anti-tumorales y son capaces de modular los procesos enzimáticos”, destacó otra de las autoras, Sara Tulipani, de la  Universidad de Barcelona, “aunque aún no habían encontrado una relación directa entre su presencia y las propiedades fotoprotectoras”.

Este mismo equipo, integrado también por investigadores de la universidades de Salamanca y Granada, ya había demostrado en trabajos anteriores que las fresas (Fragaria x ananassa) fortalecen los glóbulos rojos y protegen al estómago del alcohol.

fresas3

Pero no acaban aquí los beneficios de esta mágnifica fruta, las fresas son buenas para la vista, los Archivos de oftalmología han publicado un estudio en el que se expone que la ingesta diaria de tres o más raciones de fresas (y otras frutas) puede disminuir en más de un tercio la posibilidad de contraer una enfermedad relacionado con la degeneración macular.

Hay que destacar su importante efecto anticancerígeno. La combinación de agentes antioxidantes y antiinflamatorios presentes en las fresas ayudan a combatir la aparición de muchos tipos de cáncer. Gracias a la vitamina C, el ácido fólico y los flavonoides como la quercetina y el kaempferol, las fresas son una gran defensa contra las células potencialmente cancerosas.

Diversos estudios realizados con animales apoyan esta actividad anticancerígena de los frutos del bosque en general, y de las fresas en particular. Así, se ha comprobado en laboratorios que el número de tumores de esófago es mucho menor si los animales seguían una dieta rica en fresas y frambuesas.

Las fresas y las frambuesas son alimentos ricos en ácido elágico, uno de los polifenoles con capacidad de bloquear la proliferación de células cancerosas. Se cree que también podría favorecer su apoptosis o proceso de destrucción. Las frambuesas contiene una concentración ligeramente superior a las fresas que se concentra sobretodo en la semilla. Sin embargo se considera probable que el ácido elágico de la fresa es más asimilable para el organismo porque reside sobretodo en la pulpa.

Consejos para aprovechar las propiedades anticancerígenas de las fresas:

> Conviene consumirlas regularmente, no importa si no es la temporada de este fruto, las fresas al igual que los demás frutos del bosque se pueden consumir y comprar congelados porque no pierden sus propiedades, por lo tanto podemos consumirlas en cualquier época del año.

> Conviene comprarlas en el punto justo de maduración.

> Son preferibles las fresas pequeñas porque suelen contener mayores niveles de ácido elágico concentrado en su capa más exterior.

> Deben guardarse en el frigorífico y sacarlas al menos 15 minutos antes de comerlas.

> Deben lavarse en el momento en que vayamos a comerlas porque lavadas se estropean más rápidamente.

> Es preferible consumirla entera mejor que en jugos para que aporte toda la fibra que contiene y no se pierdan sustancias anticancerígenas.

 

Fuentes:

Beneficios y propiedades de la fresa

Características de la fresa

Información acerca de la fresa

Propiedades curativas de la fresa

Fresas: Propiedades medicinales

Usos medicinales de las fresas

Buenasalud

El extracto de fresa protege de los rayos UVA

Desintoxica tu cuerpo con fresas

Fresas: Alimento protector contra el cáncer

El secreto de una piel perfecta

Las fresas y los beneficios para la piel

 

 

 

Anuncios