Anorexia vs Vigorexia

En esta entrada hablaremos de algo diferente que poco tiene que ver con la temática habitual del blog, pero que no por ello deja de tener relación con el tema de la alimentación.

Me ha parecido interesante hacer una entrada dedicada a estos temas porque cada día veo que hay más personas, tanto adolescentes, como joevenes o personas adultas que están afectadas, o mejor dicho sufriendo por esta enfermedad, intentar concienciar a estas personas es como hablar con una pared, hay quienes escuchan y asienten, quienes prometen hacerte caso y ocultan lo que realmente hacen con sus vidas y los que sí escuchan y atienden a razones, pero este tipo de problemas son más complicados de lo que pensamos.

Me imagino que todo el mundo pensará que vigorexia y anorexia no tiene nada que ver, pero sí que tienen cosas muy parecidas. Ambos conceptos no tienen el mismo significado pero ambas enfermedades acarrean problemas similares.

La Anorexia es un comportamiento que conlleva a  la supresión de alimentos, el descontrol de una dieta diaria, la pérdida signiticativa de peso y la obsesión por alcanzar una perfección que lejos de la realidad, no existe. Esta enfermedad se caracteriza sobre todo por una distorsión de la realidad en la percepción de la imagen real de la persona. La anorexia puede llevar en la mayoría de los casos a la bulimia, el provocarse vómitos para dejar de tener un sentimiento de “culpa”. La bulimia no es a lo único que puede arrastrar la anorexia, también el uso indevido de fármacos o productos llamados “quemagrasas” que usados de modo indevido pueden tener efectos muy perjudiciales para el organismo, abuso de laxantes y diuréticos,  obsesión con la báscula y la bajada de peso excesiva, obsesión con el ejercicio físico, etc.

anorexi

Hay quien piensa que la anorexia no es una enfermedad, error, la anorexia es una enfermedad como cualquier otra, es una enfermedad mental que en muchas ocasiones puede cobrarse incluso la vida de las personas, llevar todas estas consecuencia al límite puede provocar problemas de salud muy importantes, y en la sociedad está el concienciar a la mente humana que cuidarse no implica descuidarse.

Este tipo de trastorno suele darse entre el periodo de la puvertad y la adolescencia, pero cada día hay más casos en los que jóvenes y adultos se ven salpicados por este tipo de problema.

La mayoría de personas que sufren anorexia no reconocen la enfermedad y otros tantos no suelen tener conciencia de ella. La evolución de la enfermedad indica que un 25%  de los pacientes suelen seguir siendo anoréxicos, un 40% tiene síntomas depresivos y el otro 25% restante síntomas obsesivos. El largo periodo de insistencia en la pérdida de peso y el carácter obsesivo que toma la situación en una persona pasados los años, la curación se considera prácticamente imposible

Algunas de las señales obvias para identificar a una persona con anorexia son las siguientes:

> Ayunos y dietas pobres en calorías.

> Usar prendas anchas o desahogadas que hagan disimular la figura.

> Estar preocupado por el peso y la figura constantemente.

> Temor al aumento de peso.

> Percepción distorsionada de la figura real del propio cuerpo.

> En las mujeres, la ausencia del periodo menstrual en al menos tres ciclos menstruales consecutivos.

> Excesiva actividad aeróbica para quemar calorías.

> Cambios de personalidad.

> Falta de concentración y desfallecimiento constante.

> Realizar ejercicio de manera excesiva.

> Problemas de sueño.

> Hipotensión, o presión arterial anormalmente baja.

> Periodos diarios de ansiedad.

> Hiperactividad.

> Anemia.

Aunque este tipo de problemas suelen darse sobre todo en las mujeres, cada vez hay más hombres que también sufren la anorexia. El problema central de este tipo de enfermedades son los estereotipos sociales, los cánones de belleza y las pautas que la sociedad marca para reivindicar aquello que es bello o perfecto.

Los cánones de belleza han cambiado mucho a lo largo de la historia, desde la figura de la mujer voluptuosa con todas y cada una de sus curvas en su cuerpo que era lo que las hacía ser mujeres realmente bellas, a la actual sociedad pautada y marcada por un canon de belleza excesivamente delgado, llevado en la mayoría de los casos a extremos desorvitados como llegar a suprimir ombligos de campañas publicitarias para retocar un vientre que seguro que ya era perfecto tal y como aparecía de manera natural. Los medios alimentan la mente y la consecuencia es esta, miles de mujeres y hombres descontentos con su físico y dispuestos a todo por lograr alcanzar un cánon de belleza fantasma.

real

La mayoría de personas que sufren este trastorno pertenecen a países en los que la falta de alimentos no es un problema, el hecho de saber que tienes todo tipo de alimentos a tu alcance conciencia a tu mente que dejar de comer no es un problema, sin embargo en aquellos países en los que hay una escasez e incluso carencia de alimentos son prácticamente inexistentes este tipo de trastornos, quienes padecen una excesiva delgadez son porque están desnutridos y quienes tienen un cierto sobrepeso son bien vistos en la sociedad como personas sanas.

La cultura nos influye de tal manera que nos hace tener una serie de conductas y actitudes que no son como nos gustaría que fuesen, nos dejamos llevar por lo que nos muestran y no por lo que nosotros deberiamos demostrar.

Luchar contra esta enfermedad es muy complicado, la mente humana es dificil de controlar, y miestras los medios sigan teniendo poder en ella poco podemos hacer por quienes sufren en sus carnes este tipo de trastornos, lejos de concienciar, aconsejar y asesorar, en cada persona está la desición de tratar la enfermedad de la mejor manera. No podemos vivir como títeres de los medios y la cultura, ser títeres de nuestra vida es el mejor camino, las personas reales tienen estrías, celulitis, michelines, pecas, arrugas, etc. Hagamos de la belleza lo natural y dejemos a un lado lo artificial, el hueso no es belleza, es enfermedad, llevar una dieta equilibrada no tiene porque conllevar la supresión de alimentos ni la rigidez excesiva en la alimentación, la dieta equilibrada tiene que hacernos disfrutar de la comida, de lo natural y de la vida. Está comprobado científicamente que las personas que llevan una dieta equilibrada rica en alimentos variados mantienen un metabolismo activo y un peso estabilizado.

Algunas de las consecuencias que puede provocar en las personas que la padecen son:

> Problemas gástricos.

> Problemas neurológicos.

> Falta de concentración y pérdida de memoria.

> Calambres y hormigueos.

> Disminución del apetito.

> Estreñimiento.

> Reducción del estómago.

> Desmayos y fatiga.

> Disminución del tamaño del corazón.

> Arritmias.

> Presión arterial baja.

> Bradicardia e hipertensión.

> Prolapso de la válvula mitral y derrame pericárdico.

> Pérdida de la menstruación

> Disminución de la masa ósea.

> Pérdida de músculo y sensación de debilidad.

> Fallo en los riñones.

> Caida del cabello

> Uñas quebradizas y piel agrietada

> Desarrollo de cabello fino en todo el cuerpo, para mantenerlo caliente ya que carece de grasa (tejido adiposo) que sirve como aislante para regular la temperatura corporal.

> Sensación de frío constante.

> Problemas bucales y dentales.

> Coloración amarillenta en las palmas de las manos y los pies.

> En ocasiones muerte por inanición.

Anorexiaaa

Aclarado el problema de la anorexia, hablemos ahora de la vigorexia, al contrario que la anorexia, aquí el canon de belleza no es el hueso, sino el músculo. La vigorexia es definida como un trastorno del comportamiento en la persona obsesionada por el físico y una distorsión del esquema corporal de las personas que se sienten con carencia de tonicidad muscular, llegando a obsesionarse por su estado físico hasta niveles patológicos y sintiendo continuamente la necesidad obsesiva de realizar ejercicio físico para mejorar su aspecto corporal.

La vigorexia no es considerada una enfermedad, sino más bien como un trastorno o desorden emocional donde las características físicas se perciben de manera distorsionada. Actualmente este tipo de trastornos son conocidos como ” la nueva epidemia del culto al cuerpo”.

Todo este comportamiento obsesivo va acompañado de un cambio en la alimentación, la disminución de las grasas y del abuso de las proteínas y los carbohidratos.

Vigorexia

La mayor parte de quienes padecen esta obsesión suelen ser los hombres, el culto al cuerpo también lleva muchos años de historia, desde los dioses griegos y los gladiadores romanos hasta la actualidad. El querer tener un cuerpo perfectamente esculpido puede llevar a quienes padecen este tipo de obsesiones a límites que pueden afectar gravemente a la salud.

Algunos de los factores que podemos percibir de las personas que padecen este trastorno son los siguientes:

> Pensamientos obsesivos de insatisfacción con su cuerpo.

> Excesivo control en la dieta.

> Agresividad a la hora de modificar la dieta rutinaria.

> Tendencia a la automedicación (esteroides  anabólicos, testosterona,  aminoácidos).

> Excesivo consumo de proteínas.

> Dedican gran cantidad de tiempo al gimnasio.

> Autoestima descontrolada.

> Constante visualización de sus brazos y cuerpo frente al espejo.

> Medición del grosor de los músculos.

Estos factores podrían indicarnos que estamos ante una persona con una obsesión compulsiva por su cuerpo. Como en el caso de la anorexia, la cultura y los medios de comunicación influyen notoriamente también en este sector, los medios ejercen una fuerte influencia sobre la autopercepción de las personas. Sobre todo en la edad adolescente dónde aún no se ha alcanzado una cierta madurez y son más propensos a compararse con un ídolo y querer parecerse a él.

Este tipo de trastornos se dan cada vez más en la sociedad. Quienes padecen vigorexia se pesan varias veces a la semana, llevan un riguroso control de la dieta y son estrictos con las grasas que ingieren, suelen hacer comparaciones con otros compañeros del gimnasio, lo que les hace alimentar más aún su obsesión. Normalmente quienes la padecen no son consciente del trastorno, para ellos la actividad física, la dieta y el gimnasio entra en su rutina diaria como algo normal. El tipo de dietas que siguen son bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono y proteínas para aumentar la masa muscular y tienen un mayor riesgo de abusar de sustancias como hormonas, anabolizantes, esteroides y gran cantidad de proteínas en polvo.

vigorexia-02

La vigorexia crea una dependencia del ejercicio físico, se siente una mayor necesidad de realizar actividad física  que puede llevar a la aparición de síntomas como ansiedad, nerviosismo o fatiga al no poder realizarlo.

La dependencia del ejercicio refleja la motivación de continuar haciendo ejercicio con el fin de controlar la línea y el peso. El ejercicio físico puede contribuir a mejorar la calidad de vida , sin embargo algunos ejercicios habituales no siempre se asocian con beneficios para la salud, esto suele darse cuando en ocasiones el ejercicio suele tener un aspecto negativo sobre la salud mental y física.

Según Jeremy Adams y Robert Kirkby, autores de: ” El exceso de ejercicio como adicción” del Colegio de salud pública afirman que la práctica de ejercicio continuado puede estar recompensado psicológicamente de diversas maneras: por ejemplo mejorando el estado de ánimo, proporcionando más ocasiones para relacionarse socialmente y estas recompensas pueden fomentar un comportamiento de ejercicio continuado, este proceso se ha descrito como una motivación intrínseca de la práctica del ejercicio”.

Carlos Alonso Martell define en su libro a los adictos al cuerpo (vigorexia), como personas inmaduras por su excesiva dedicación al cuerpo, con baja autoestima, introvertidos y caracterizados por mirarse constantemente en el espejo.

La vigorexia, no puede confundirse con la práctica habitual del ejercicio con el fin de mantener un cuerpo sano o aquellos que lo practican a diario porque se dedican profesionalmente a ello. Ahora bien, si quien realiza ejercicio físico no se siente satisfecho con la imagen que ve en su espejo, es probable que el problema no sea el físico sino la mente.

Los que se inician en el mundo del deporte y comienzan a sentir este tipo de obsesión, comienzan a pedir consejos a personas inexpertas y poco documentadas, experimentan diversos tipos de dietas; esas manipulaciones dietéticas van desde el alto consumo de carbohidratos hasta la rígidez excesiva en la supresión de alimentos o abuso de suplementos dietéticos para conseguir perder peso. La manía de las dietas y el abuso de suplementos alimenticios son estimulados por la ignorancia respecto a la nutrición, lo que provoca una cierta desinformación y desorientación nutricional.

vigorexx

Entre los principales riesgos de esta obsesión podemos encontrar :

> Alteración del ritmo cardiaco.

> Incremento de la presión arterial.

>Carencias nutricionales de gran importancia, provocando desequilibrios en el organismo.

> Disminución del impulso sexual.

> Nerviosismo e irritabilidad.

> Cambios de humor bruscos.

> Temblores en las manos u otras partes del cuerpo.

> Fuertes dolores de cabeza.

> Dolor en los músculos y articulaciones.

> Trastornos en el sueño.

> Atrofiamiento de los testiculos.

> Retención de líquidos.

Algunas de estas consecuencias nos hace comprobar que la vigorexia al igual que la anorexia puede repercutir muy gravemente en nuestro cuerpo.

vigorr

Para finalizar estableceremos las pequeñas similitudes y diferencias de la anorexia y la vigorexia:

La anorexia sí es reconocida como una enfermedad, sin embargo la vigorexia no es considerada como tal, sino simplemente un trastorno emocional. En la anorexia se busca constantemente la excesiva delgadez, mientras que en la vigorexia se pretende aumentar de volumen. Ambas las padecen personas con una baja autoestima que conviven con un importante descontento con su aspecto físico. La anorexia suele estar más asociada con el sector femenino y la vigorexia con el masculino. En la anorexia se suprimen prácticamente todos los alimentos llegando incluso a realizarse ayunos prolongados, en la vigorexia se sigue una rigurosa dieta diaria en la que no faltan los alimentos ricos en carbohidratos y un gran exceso de proteínas,  quienes padecen anorexia buscan la eliminación total de la grasa mediante ejercicios aeróbicos y cardiovasculares, y los que padecen vigorexia se preocupan mucho más por los ejercicios de musculatura, ambos se vuelves agresivos, padecen cambios de humor y hacen uso de fármacos para cumplir sus objetivos.

Pero sobre todo lo que las caracteriza es que ambas estan promovidas por un canon de belleza que se vuelve obsesivo y enfermizo para la sociedad, la autoexigencia personal se vuelve cada vez  más agresiva y descuidamos lo realmente importante que es la salud. Un cuerpo no nos dará lo que necesitamos para vivir si no lo cuidamos como se merece, en nuestras manos está concienciar, ayudar e intentar promover que la salud se antepone a todo cuerpo esculpido, y que hacer ejercicio puede tener muchas cosas buenas si se realiza de manera adecuada y responsable, pedir ayuda es una buena opción cuando se padece este tipo de trastornos, porque no todo tiene girar en torno a los alimentos, realizar actividades y llevar una vida social activa ayuda en muchas ocasiones a distraer la mente de este tipo de problemas.

 

FUENTES:

> Anorexia en jóvenes.

> Anorexia y vigorexia: Similitudes y diferencias.

> Consecuencias de la anorexia.

> Consecuencias de la vigorexia.

> Culto al cuerpo.

> Investigación sobre la vigorexia.

> Síntomas y complicaciones de la vigorexia.

> Vigorexia: Adicción, obsesión o dismorfia; un intento de aproximación.

> Vigorexia, enfermedad de la perfección.

> Vigorexia: Estudio sobre la adicción al ejercicio.

> Vigorexia: Mentes enfermas en cuerpos sanos.

> Vigorexia: Obsesión por los gimnasios.

> Vigorexia o dismorfia muscular.